El atroz encanto de ser Marcos Aguinis


Ayer fui a ver a Marcos Aguinis al ciclo de conferencias de La Gaceta, en el centro cultural Virla. La conferencia fue excelente. Pese a que pierdo un poco la imparcialidad, cuando de Aguinis se trata. Disculpen, pero es un viejo hot. Si no, pregúntenle a mi amiga Flor, que no me quería creer, y ayer después de la charla me dio la razón.
Por lo general, una de las grandes diferencias entre hombres y mujeres es que a nosotras un hombre inteligente nos obnubila, sea lindo, feo o regular; mientras que, ellos las prefieren tontitas, no más, a lo Rocío Marengo. Si habré escuchado amigos míos decir: “Me encanta, me encanta que sea tonta”, en su defensa.
Pero volvamos a lo que me interesa: Aguinis.
El escritor habló de la “Argentina real y la Argentina soñada”. Una de las cosas más interesantes que dijo fue que una de nuestras herencias más pesadas fue el colonialismo, con sus cosas buenas y malas. “El rey decidía, y cada funcionario español gobernaba de cara al trono, y de espaldas al pueblo. Los juicios de residencia no se hacían en base al mérito, sino en base al amigo que se tenía en la Corte de Madrid. Como, por otra parte, sigue ocurriendo”.
El profesional destacó que, a diferencia de América del Norte, América del sur era tan rica que la metrópoli tuvo una intervención exhaustiva. Mientras que, a la corona Inglesa no le interesaban sus tierras en América, por lo que dejaba a los colonos elegir sus funcionarios. Según Aguinis, así la sociedad escogía al más apto, al más honesto.
Además del autogobierno, por decirlo así, Max Webber agregaría, seguramente, la “Ética Protestante”.
A su vez, aseguró que otra herencia mala fue la de la Inquisición. Un pensamiento que coartaba la creatividad y quien pensase diferente.
Sin embargo, el autor de “La gesta del marrano” indicó que la Ilustración también tuvo gran impacto en la sociedad. “Esta nueva corriente de pensamiento decía: el poder no es del rey; el poder es del pueblo”, observó. En ese sentido, destacó la obra de Juan Bautista Alberdi “Las Bases”.
Con respecto a las instituciones, remarcó que en la Argentina no se las respeta y que se sigue un culto personalista hacia el presidente. “Lo que la gente no entiende es que los presidentes pasan y lo que quedan son las instituciones. En países como EE.UU es inconcebible atentar contra a una de ellas”.
“Nos olvidamos de lo que significa el Estado. Y al no saber qué son las instituciones, las violamos. No continuamos nuestra historia. Cada gobernador, cada intendente, quiere empezar de cero. Ningún presidente le reconoce nada al anterior. Hay en esta Argentina de la ingratitud un complejo de Adán. Vamos a ver cómo se las arregla Cristina para no echarle la culpa a Néstor”, manifestó entre risas.

Ahh me olvidaba ¿Les dije que es médico?

Etiquetas: ,

3 Comments:

At 7:09 a. m., Blogger María Julia said...

Muy buenas entradas tiene tu blog. Lo tengo en favoritos y siempre me doy una vuelta a leer lo nuevo.
Tiene un buen acabado.
Besos.-

 
At 2:26 p. m., Blogger Luciana Poliche said...

Eyy gracias y bienvenida. Un gusto. ESpero verte seguido. Pregunta de rigor ¿Cómo llegaste al blog?
Saluditos

 
At 12:47 a. m., Blogger Pasajera En Trance said...

de el lei el atroz encanto de ser argentinos (el primero) y elogio de la culpa...la verdad q me encantaron los dos...pero despues me entere que el viejo hot (como vos le decis) cobra una jubilacion de privilegio de 3640 pesos que el estado le paga desde el 91 todo esto por haber sido funcionario de cultura de alfonsin...y peor cdo me entere que es asesor o algo asi de lopez murphy...tal vez no deberia mezclar lo buen escritor que puede ser con el sueldito o su asesoramiento a el bulldog pero...

 

Publicar un comentario

<< Home